El Matrimonio

Querido(a)_________________:

Los seres humanos tomamos decisiones muy importantes a lo largo de nuestra existencia, las cuales cambiarán el rumbo de nuestras vidas, por lo que cada una de ellas que tomemos debe ser plenamente libre.

Me pregunto si tienes el sueño de casarte. Si aún no lo sabes, en cuanto lo averigües y llegues a tener la edad adecuada, lo descubrirás. Todos los seres humanos tenemos el derecho a casarnos y a formar una familia.

Sólo con tu consentimiento y el de la persona con la que te vayas a casar, se ejercerá este derecho. Así que, mientras creces, piensa muy bien en el camino que elegirás y con quién compartirás tu vida.

Continuar leyendo “El Matrimonio”

La Dama

La casa de mis abuelos es muy acogedora, llena de objetos antiguos y de recuerdos que pertenecen a sus memorias. Las paredes se cubren con muchos portarretratos y me detengo a observar una antigua fotografía a color, en la cual aparece mi abuela de joven. En su postura, así como en la elegancia y calidez de su mirada, descubro su belleza.

Mi abuelo me dijo que ella siempre fue una dama educada; una persona ejemplar que se dio a respetar en una época muy difícil, en la que la mujer comenzaba a participar más en las decisiones culturales y sociales.

Al ver su fotografía y escuchar hablar de ella, aprendí sobre su vida y su perseverancia para cumplir sus sueños. La historia de cómo se conocieron y se casaron me la sé de memoria, pues a mi abuelo le encanta contarla una y otra vez; a decir verdad, parece que la tomó de una película y la hizo parte de la vida real.
Continuar leyendo “La Dama”

Las Jaras

Desde muy pequeña, la niña había soñado con crecer, encontrar el amor de su vida, casarse y vivir feliz por siempre, pero su sueño le parecía cada vez más lejano. Últimamente veía cómo sus papás se distanciaban y discutían el tema del divorcio, desprotegiéndola a ella, su única hija, quien sufría al pensar que un día terminaría toda la felicidad que alguna vez había sentido con su familia.

La niña comenzó a creer que el amor no existía y que el matrimonio era sólo algo previo a una serie de problemas para terminar en un divorcio. Las discusiones entre sus padres comenzaron a ser más fuertes y frecuentes. Una tarde en la que ya no toleraba escucharlos, se encerró a llorar en su cuarto, se sentó frente al escritorio y se tapó sus oídos para no escuchar nada.

Continuar leyendo “Las Jaras”